Share

REVISTA CERCHA, Nº 114 – DICIEMBRE 2012 – Rehabilitación del Palacio de la Música

REVISTA CERCHA, Nº 114 – DICIEMBRE 2012 – Rehabilitación del Palacio de la Música

 
 

Revista CERCHA, España, Diciembre 2012.

REHABILITACIÓN DEL PALACIO DE LA MÚSICA (2008-2012), MADRID. UN DESTINO TRUNCADO.
Nacio como sala de conciertos, pero muy pronto se transformo en sala de exhibición cinematrográfica. Estuvo abierta hasta el año 2008, fecha en la que se iniciaron los trabajos de rehabilitación. Ahora, parcilaente reconvertido em sala musical, está a la espera de conocer su nuevo destino. 
Autores: Luis Cercós; Enrique de la Cueva y Jesús S. Fuentes

Lo cierto es que los objetos industrializados en alto grado se encuentran en proceso de perfeccionamiento continuo, su calidad aumenta cada vez más e incluso los precios son cada vez más económicos. La única industria que todavía no funciona es la de la construcción. Jean Prouvé, 1901-1984

Si alguno de los íconos del Movimiento Moderno pudiera ser considerado un antecedente de la actual ingeniería de edificación, Jean Prouvé sería uno de los más acertados. A pesar de no haber estudiado arquitectura, profesionales de esta disciplina como Renzo Piano o Norman Foster citan reiteradamente la forma en que este visionario fue capaz de relacionar, en su momento, las capacidades de los materiales con una estética extraída de la lógica de la construcción. Por este motivo, una vez que conocimos el proyecto redactado por “Noriega y Gámez Arquitectos & Creantia Arquitectura”, comprometidos como estábamos en la consecución del estricto objetivo invariable de precio e inversión marcados por la propiedad, comenzamos a estudiar los procedimientos de actuación de este maestro francés. Las conclusiones de este ejercicio de investigación fueron puestas al servicio del mayor de los hitos alcanzados durante la rehabilitación del Palacio de la Música de Madrid: el montaje, en 24 horas aproximadamente, de la enorme estructura principal de la nueva sala polivalente que hoy se alza sobre el viejo edificio cinematográfico.

ANTECEDENTES
El “Palacio de la Música”, una de las salas de cine más importantes de España, fue diseñado inicialmente como Sala de Conciertos. De ahí su nombre y también la idea que guio su restauración: recuperarlo para la música. El proyecto original es de 1926. Su proyectista, el importante arquitecto Secundino Zuazo (1887-1971), autor también de los Nuevos Ministerios, en el Paseo de la Castellana y de la conocida “Casa de las Flores” en la calle Gaztambide de Madrid.
 
El 22 de junio de 2008 el viejo cine “Palacio de la Música”, memoria colectiva de la ciudad, en el número 35 de la Gran Vía de Madrid, celebraría la última de sus proyecciones. Apenas 60 personas asistieron aquel día a la proyección de una de las 3 películas exhibidas en las diferentes salas en las que se había dividido, desafortunada pero pragmáticamente, el equilibrado edificio original.

Ese mismo año, la Fundación Caja Madrid (hoy integrada en Bankia) adquirió el inmueble y encargó al arquitecto José Luis Noriega y a su equipo, el proyecto de restauración y rehabilitación necesario para transformar el edificio en el segundo auditorio más grande de la capital –solo por detrás del Nacional, en la calle Príncipe de Vergara-. La nueva sala tendría una capacidad aproximada para 1.500 espectadores, todas ellas con el objetivo de alcanzar una acústica perfecta. La obra, previa aprobación municipal de un Plan Especial también redactado por los arquitectos, incrementaría la superficie original en un 10% de su superficie, la mayoría de ellos en la futura sala polivalente. El edificio tiene actualmente 6.600 m2 construidos.

Originalmente, el escenario, diseñado para albergar una orquesta modesta, era pequeño. En su diseño influyeron las difíciles características del solar y las menores pretensiones de la época en que se construyó. Muy poco tiempo fue sala de conciertos, pues desde muy pronto se comenzaron a exhibir películas. En consecuencia, el proyecto de reacondicionamiento incluía una compleja ampliación (por lo que implicaba de modificación de la composición estructural del inmueble y la demolición del muro resistente de la escena) para permitir alojar, debidamente organizados por el director, una formación completa de 110 músicos, los aproximadamente necesarios para programar el repertorio sinfónico completo incluyendo sus piezas más exigentes. En el caso de conciertos con una orquesta mayor, se proyectó un ingenioso peine móvil que posibilitaría la actuación de 20 músicos más y un coro móvil para un centenar de cantantes.

Las obras se iniciaron con la eliminación de los obsoletos minicines que existían en los sótanos del edificio y que habían sido construidos en la década de los 80. Allí se ubicarían los futuros camerinos, salas de ensayo, salas de máquinas e instalaciones. También se demolieron las desafortunadas viviendas (por destartaladas) y las angostas oficinas construidas precipitadamente, en otra época, sobre la terraza del edificio. En esa cubierta, una vez desalojada, se construyó la envolvente de la moderna sala polivalente.

La intención de Fundación Caja Madrid, promotor de las obras, era lograr una restauración fidedigna del inmueble original (en especial de la sala de conciertos), deteriorada por múltiples reformas posteriores, tanto en fachada (marquesina, puertas y escaparates de los locales comerciales) como en gran parte de su interior.

Todas las obras se realizaron entre enero de 2009 y diciembre de 2011, quedando suspendidas definitivamente el 12 de enero de 2012. No es de extrañar que la situación económica del país y la del banco propietario, conocidas sobradamente por todos, motivaran tal cierre. Previamente Moguerza, en calidad de contratista principal, había ejecutado completamente y a total satisfacción de la propiedad, de los autores del proyecto y de la dirección facultativa, las obras de cimentación, consolidación estructural, construcción de la sala polivalente y la restauración de las fachadas exteriores. Todo ello, escrupulosamente, en el precio pactado, ligeramente superior a los 4 millones de euros. Los plazos, marcados por los difíciles momentos de este lustro económico, habían sido permanente modificados a petición de los diferentes responsables de la entidad financiera. De hecho, la inauguración prevista inicialmente, diciembre de 2012, nunca podrá cumplirse pues la prensa ha anunciado la posible venta el edificio por 50 millones de euros.

Durante las obras se micropilotó la estructura (4 sencillos pero enormes pilares estratégicamente situados, no visibles desde la sala de conciertos) del“nuevo edificio” (la sala polivalente) que se construyó sobre el “viejo edificio preexistente”. También se acometieron las obras de consolidación y reparación estructural, ampliación de escaleras y de los caminos de evacuación, huecos de ascensores y todos los trabajos previos imprescindibles para garantizar la absoluta fiabilidad y funcionalidad del nuevo teatro. Hoy, a excepción del acondicionamiento interior, todas las obras de consolidación están finalizadas y el edificio preparado para el uso que el destino le depare. No será, posiblemente, el inicialmente previsto.

CRITERIOS METODOLÓGICOS
Volviendo a Prouvé y a uno de sus discursos más conocidos: “Mi trabajo ha estado determinado, por una parte, por el desarrollo científico, que sirve de base a la técnica y, por otra, por la información obtenida mediante el estudio de los materiales y su elaboración”. Principios que aplicamos, en el Palacio de la Música, al menos en tres momentos fundamentales de su rehabilitación.

Defensores como somos de la caracterización y conocimiento de materiales como herramienta básica previa a los trabajos de rehabilitación, desde la oficina técnica de la obra, realizamos dos ensayos que influirían en el éxito económico alcanzado. Nos referimos a la caracterización de los materiales que originalmente decoraban la sala de conciertos y al análisis de las tierras extraídas durante los trabajos de micropilotaje. Estos últimos ensayos permitieron, junto con la técnica de la tomografía sísmica, detectar galerías subterráneas bajo el suelo del edificio y ajustar la longitud de penetración de los micropilotes, exclusivamente, en las zonas que se precisaba. Los ensayos ahorraron, por reducción de las longitudes de penetración, una cantidad superior a los 85.000 euros.

Hoy en día, estudios geofísicos complementarios, como la citada tomografía sísmica, resultan de gran importancia en el campo de la rehabilitación (trabajando como se hace, sobre edificios preexistentes y, en consecuencia, parcialmente desconocidos). Estos estudios complementan, en gran medida, los resultados aportados por estudios geotécnicos tradicionales. Este novedoso método, empleado en la fase de “Cimentaciones y Estructura”, consiguió localizar y dimensionar la presencia de un pozo, así como una peligrosa galería horizontal, bajo la ubicación de 2 de los 4 pilares. La alta exigencia de las hipótesis de cálculo a la que estaban sometidos cada uno de ellos, habría supuesto (no tenemos dudas al respecto) posteriores problemas en caso de no haberse detectado tal situación. La dirección de ejecución extendida, con presencia permanente en obra y la alta especialización de Moguerza, empresa adjudicataria, permitió sospechar de la irregularidad al detectarse, casi inmediatamente, fugas desproporcionadas del material inyectado durante los trabajos de micropilotaje.


ESTUDIOS GEOTÉCNICOS


El laboratorio de análisis físico-químico de nuestro taller de restauración, en calidad de apoyo al control de ejecución de los trabajos de micropilotaje que se estaban llevando a cabo en el sótano del Palacio de la Música, con el objetivo de consolidar las apreciaciones expuestas en los estudios geotécnicos realizados previa y paralelamente a la redacción del proyecto de restauración llevó a cabo un estudio comparativo, diseñado especialmente desde la dirección de ejecución, de las tierras extraídas durante las perforaciones de los distintos encepados. Lo hicimos nosotros mismos porque no había tradición, al menos nosotros no la conocíamos, en este tipo alternativo de controles. El objetivo principal de este estudio pretendía confirmar la presencia de los tipos de terrenos expuestos en los controles geotécnicos realizados previamente. Para ello se compararon, sencillamente, los resultados obtenidos de distintos análisis llevados a cabo sobre muestras de terreno extraídas a distintas profundidades de la perforación objeto de estudio. Además se cuantificó la presencia de iones sultato en las tierras, con el fin de corroborar la no necesidad de emplear un cemento sulforresistente. El estudio granulométrico de las tierras nos permitió comparar el contenido de tamaños “grava”y “limos”. Los porcentajes obtenidos estaban en concordancia con los datos aportados por el estudio geotécnico y el análisis del contenido en sulfatos permitió corroborar la nula-débil agresividad que estos terrenos pudieran generar posteriormente en el hormigón. La idea, como si de médicos se tratase, era ajustar estrictamente el diagnóstico y la prescripción, sin inversiones conservadoras innecesarias.

Consecuente con su metodología, LC-Architects, como estudio responsable de la dirección de ejecución y gestor económico de las obras de rehabilitación del Palacio de la Música de Madrid, realizó a iniciativa propia una serie de estudios previos de caracterización de los materiales originales y, entre estos, de los dorados presentes en los interiores de la futura sala de conciertos. Estos documentos, complementarios de los incluidos en el proyecto de ejecución, estaban dirigidos a un mayor conocimiento del edificio y a la mejor planificación de la posterior intervención. En este estudio se extrajeron dos muestras de la decoración original para su estudio en laboratorio, la primera tomada de la parte exterior del óculo de la sala y la segunda extraída del antepecho del primer anfiteatro. El análisis al microscopio óptico de la muestra permitió detectar cuatro capas: en la parte exterior un dorado muy superficial, bajo la cual se localizaba una lámina metálica. Bajo ellos, una capa más gruesa de color miel y, por último, el soporte de albañilería. El estudio de las capas mediante microscopía electrónica de barrido (SEM/EDX) permitió identificar los componentes de cada una de ellas. La capa de dorado superficial estaba compuesta por partículas de latón (Cu/Zn), estando el cobre parcialmente alterado a oxicloruros de cobre. La lámina metálica inferior formada también por latón (Cu/Zn). Además, el cobre se encontraba parcialmente alterado a oxicloruros de cobre (atacamita y paratacamita) de color verde. La capa localizada bajo el latón (capa gruesa de color miel) se correspondía con una imprimación en medio orgánico con cargas de Barita (BaSO4), tierras (aluminosilicatos) y calcita (CaCO3). El soporte de la muestra lo constituían minerales de yeso (CaSO4.2H2O) y minerales silíceos accesorios. Probar que la decoración original eran reflejos metálicos de latón en lugar de pan de oro, supuso rebajar considerablemente la previsión económica de esta parte de la restauración y redistribuir consecuentemente los recursos disponibles. A partir de los resultados obtenidos en este estudio previo, nuestro laboratorio propuso llevar a cabo un muestreo más amplio, con el fin de documentar y conocer la naturaleza de la mayor parte de los elementos aparentemente dorados sobre los cuales se iba a intervenir facilitando posteriormente las tareas de restauración y permitiendo establecer las pautas más adecuadas en cada caso, siempre garantizando, entre materiales, su perfecta complementariedad. El objetivo era reducir el coste de esta partida tan importante y evitar reacciones no deseadas entre componentes y/o pérdidas de adherencia entre capas.

ESTRUCTURA PREINDUSTRIALIZADA
Durante el fin de semana del 26 y 27 de febrero de 2011 se organizó el montaje de la nueva estructura metálica en cubierta del Palacio de la Música, según lo redactado en el proyecto de rehabilitación del edificio. La operación resultó un éxito rotundo. A las 20:30 horas del sábado la estructura completa ya estaba instalada, fija y sustentada por sí misma. Los trabajos se adelantaron 24 horas sobre el plan más optimista inicialmente previsto. La inversión previamente realizada en los estrictos controles topográficos realizados durante el replanto, continuamente verificado, permitió el ensamble preciso. No fue necesario trabajar aquel domingo. Con precisión de relojero todas las piezas encajaron milimétricamente. Durante los meses anteriores, con un complejo programa de informático de control numérico diseñado y desarrollado por los ingenieros de Callfersa se habían fabricado en taller todos los elementos estructurales. La aportación de la dirección facultativa, aceptar la propuesta de rediseñar toda la estructura mediante uniones atornilladas.

La estructura que se montó aquel día, completamente preindustrializada y premontada en los talleres de Callfersa, incluía dos grandes cerchas de dimensiones superiores a los 20 metros de longitud y 7 de altura, pesando cada una de ellas, 25 toneladas. Una vez colocadas las dos grandes cerchas se arriostraron en coronación mediante las 5 grandes vigas de 23 metros de luz y 22 toneladas de peso sobre las que se apoyaría el ligero forjado de cubierta. El trabajo de coordinación entre todas las empresas participantes fue relevante. Como es lógico, la aparatosa operación creó en la Gran Vía un espectáculo interesante que fue seguido por cientos de personas. La elevación y colocación de la cercha de la derecha, se colocó en menos de 4 minutos; la de la izquierda, en algo más de 6, pues había que tener mayor cuidado con el muro medianero. Los operarios encargados de la grúas actuaron con diligencia y precisión propia de cirujanos.


Jean Prouvé rechazaba por principio todo tratamiento de los materiales que ocultara el proceso de construcción, pues lo consideraba falso y engañoso. Tanto la estructura original del sobretecho de la sala de conciertos, como la estructura de la nueva sala polivalente tenían similitudes en su montaje, pues ambas renunciaron a las soldaduras apostando, en distintos momentos históricos por uniones mecánicas (roblonada la primera, atornillada la segunda). El proyecto de los arquitectos, de asombrosa y magnífica sencillez (intervención mínima, 4 únicos pilares, una estructura preindustrializada y contemporánea) resaltaba el carácter de los elementos originales.

FICHA TÉCNICA:
Promotor de las obras: Fundación Caja Madrid (Bankia)
Proyecto y Dirección Facultativa: “NORIEGA Y GÁMEZ ARQUITECTOS” y “CREANTIA ARQUITECTURA”
Arquitectos: José Luis Rodríguez-Noriega y Agustín Rodríguez Moreno
Project Manager y Dirección de Ejecución: Luis Cercós, Ingeniero de Edificación y Arquitecto Técnico
Cálculo estructural: Arquitecto José Luis Martín
Oficina Técnica de Obra: LC-Architects. Luis Cercós y Asociados, S.L
Contratista Principal: CONSTRUCCIONES MOGUERZA, S.A.
Director Técnico de Moguerza. Enrique de la Cueva, Arquitecto Técnico
Director Oficina Técnica de Moguerza. Jesús S. Fuentes, Arquitecto Técnico
Jefe de Obra, José Carlos López Razola, Arquitecto Técnico.
 

Comparte:

Deja un Comentario

Tu email está seguro con nosotros